Inicio Aquí y ahora Se busca presidente que se sacrifique en tiempos de austeridad. Sueldo: 6...

Se busca presidente que se sacrifique en tiempos de austeridad. Sueldo: 6 lucas en ejercicio y 5 lucas de por vida.

3295
1
Compartir
Salario de por vida.
Abdalá Bucaram. Salario como ex presidente de 5165 dólares.

Por La Barra Espaciadora.

La majestad del poder, la Presidencia, el sueldo del Primer Ciudadano de la Patria nos cuesta. A nosotros, a ustedes, a todos los que se toman una cola o se compran un par de medias en este país. Este Primer Ciudadano llega a su cargo luego de competir con sus ofertas y propuestas frente a una tropa de candidatos que buscan la misma silla de mando. Una vez en Carondelet recibe un salario que se financia con los tributos que pagamos por nuestros consumos (IVA, ICE, etc.) o actividades económicas (Impuesto a la Renta, por ejemplo). Pero no solo quien hace las veces de primer mandatario recibe un sueldito de nuestros bolsillos. ¡También pagamos “pensiones vitalicias” a los expresidentes! Pero, ¿cuánto ganan?1 Roldos

Los datos están en la web. Si accedemos a la página de la Presidencia (www.presidencia.gob.ec) y hacemos click en Transparencia, se nos despliega toda la información del presupuesto. En el desglose hay cientos de beneficiarios de las transferencias y compras del jefe del poder Ejecutivo. Entre ellos, nos guste o no, están los expresidentes y sus vices, en el caso de quienes aún viven… Los beneficiarios de los fallecidos Jaime Roldós y León Febres Cordero son familiares.

De acuerdo con el reporte de noviembre de este año, Oswaldo Hurtado, Rodrigo Borja, Sixto Durán Ballén, Abdalá Bucaram y Jamil Mahuad tienen una pensión de $ 5.165,58 mensuales. Gustavo Noboa y Lucio Gutiérrez ganan $ 5.217,75. En “desventaja” están Fabián Alarcón, con $ 3.168, y Rosalía Arteaga (quien podría estar considerada exvicepresidenta), con 4.959,16. El presidente Rafael Correa, a esta fecha, gana $ 6.957.

Hasta allí, contados los dólares, aquella añoranza infantil de “algún día ser presidente” y la disputa a muerte por la banda presidencial, adquiere mayor sentido ($). Eso sin contar con que los exvicepresidentes también reciben su pensión vitalicia, que llega casi a los 5 mil dolaritos… Lo que no está claro es por qué hay una variación, a veces mínima, en la cantidad que recibe cada uno. Sería divertido que pelearan públicamente por esos “sueltitos”. ¿Se imaginan a Fabián Alarcón reclamando porque a Lucio le pagan más?

Pero, volvamos al principio: ¿quién paga eso? Según la legislación que rige las finanzas públicas, el gasto corriente del Estado (es decir, el pago de sueldos a la burocracia) solo puede financiarse con ingreso corriente (la recaudación de impuestos). La norma, sin embargo, no contempla justicias o injusticias, como tampoco la disposición legal de pagar a los expresidentes.

Oswaldo Hurtado sucretizó la deuda de los empresarios, con lo cual las licuó bajo el argumento de que era una medida necesaria para la economía. Y, por supuesto, sus amigos se beneficiaron. Si eso estuvo bien o mal, será Dios quien lo juzgue. Y, ojo, a él no lo eligieron para presidente, detalle sumamente importante, a nuestro juicio. Igual, mientras piensa hondamente desde su escritorio en cómo rebatir ideológicamente a la Revolución Ciudadana recibe $ 5.165,58 mensuales.4 Borja

Rodrigo Borja, el que habla en toda conferencia sobre su famoso diccionario político y cobra sus honorarios por hacerlo, el mismo Borja que ante cualquier atropello democrático o constitucional se calla, recibe los mismos $ 5.165,58… Como que haber sido presidente sirve también para recibir homenajes a la amnesia conveniente, a la destreza para evitar los riesgos y las malas caras que se derivan de criticar a los sucesores, al fin y al cabo grandes colegas. ¡Comodidad y silencio, virtudes del oportunismo!

Sixto Durán Ballén sacó del país al esposo de su nieta en el avión presidencial (caso Flores y miel), a pesar de que estaba involucrado en una estafa con fondos públicos. Al compás de la música clásica de su inmensa colección de cedés y en la paz de su hogar, de la misma manera llegan a su cuenta cada mes $ 5.165,58 dolarines.

El inmaculado nombre de Abdalá Bucaram Ortiz, quien huyó del país en medio de un descalabro institucional y de un entorno de corrupción rampante, también consta en los registros de las cuentas de la Presidencia. Solo que él no es el beneficiario, quien aparece como tal es su esposa, Rosita Pulley. Mientras él vive asilado en Panamá en un lujoso edificio y con lujosas amistades, mientras acude al gimnasio o aprovecha su tiempo en quién sabe qué, “genera” en el sistema del Ejecutivo un egreso de $ 5.165,58 dólares mensuales.

Un caso parecido es el de Jamil Mahuad. Él también huyó, o lo derrocaron, que no es lo mismo pero que, en la política ecuatoriana, da igual. Se fue porque no se pudo sostener, porque sus pactos con la banca (el mismísimo Fernando Aspiazu había sido aportante de su campaña) y otros poderosos no fueron suficientes. Vive amargado en Boston, Estados Unidos, y su pensión de expresidente, según los documentos oficiales, la cobra su hija Paola. (Llama la atención del registro contable de la Presidencia es que ella consta como Paola Mahahuad y no Mahuad). Bueno, quizá sea tan solo “un error de tipeo”.

El coronel Lucio Gutiérrez es el que más chiste da: lidera un golpe de Estado (especialmente militar) para derrocar a Jamil Mahuad y cae derrocado por otro golpe. O sea, por shunsho tiene derecho a $ 5.165,58 dolaritos mensuales.

Y la canción se repite con Gustavo Noboa (¿recuerdan los milagros del Conam? ¿O al cura Flores al frente de las aduanas?). O Fabián Alarcón (que tuvo la habilidad de pactar con Dios y con Lucifer en la misma mesa sin que ninguno de los dos se diera cuenta). Otra vez, ojo: ambos fueron presidentes sin que el pueblo los eligiera para ese cargo, y ahora ambos “tienen derecho”, legitimado con la respectiva partida presupuestaria, de una pensión vitalicia.

Ustedes se preguntarán por los detalles de la pensión del fallecido León Febres Cordero, un personaje considerado siniestro para los subversivos de una izquierda dudosa y calificado como brillante y necesario para los acomodados del sistema (entiéndase por sistema a la radicalización de las diferencias entre sometidos y gobernantes (entiéndase por gobernantes a quienes detentan el poder (entiéndase por poder al espacio en el que otros deciden por nosotros, los que somos sometidos, gobernados y ninguneados que les pagamos los suelditos))). En cualquier caso, el registro de su partida presupuestaria no fue hallado por La Barra Espaciadora. Gracias a fuentes gubernamentales se pudo conocer que, al igual que en el caso de Jaime Roldós, son sus familiares quienes reciben la correspondiente pensión vitalicia.

¡Vaya, cinco mil dólares es una cifra considerable para el ecuatoriano promedio! En una reunión cotidiana entre ciudadanos de clase media, especialmente entre jóvenes profesionales, es recurrente la pregunta: ¿qué harías con un sueldo de tres mil dólares?, ¿o cuatro mil?, ¿o cinco mil? Es como soñar que uno se ha ganado la lotería. Son ceritos que ayudan a cubrir cualquier necesidad ¡y hasta alcanzan para tunear el carro!

Imagínense ustedes lo que haría el pueblo-pueblo-pueblo con esa plata… El salario básico, que es lo que gana ese pueblo-pueblo-pueblo es de algo más de 300 dólares al mes. Y ese pueblo-pueblo-pueblo -que reúne a millones de nosotros, de ustedes- es el que con sus votos hace vaca para que el señor presidente y/o señores expresidentes ganen más de cinco lucas al mes…13 Correa

Pero, ¿qué sentido tiene que las remuneraciones a estos “servidores del pueblo” sean tan altas? En el 2009, desde el movimiento Alianza PAIS y con el apoyo del presidente Rafael Correa, se propuso eliminar -o al menos rebajar- los sueldos de los presidentes que no habían cumplido sus períodos, que fueron acusados de cometer actos de corrupción o por abandono del cargo. También se eliminarían o se reducirían los sueldos de aquellos que no fueron elegidos para esas funciones y que entraron a Carondelet por la ventana. Sin embargo hoy, diciembre del 2013, no hay rastro de esa propuesta. ¡Se esfumó! Obvio: es que algún rato los jefes en el ejercicio del poder serán exjefes en la comodidad de recibir cinco lucas sin hacer nada.

La distancia entre esa élite política -donde las disputas son aparentes- y el pueblo llano es la distancia que necesita el sistema para reproducirse. Es la distancia que necesita la majestad del poder para someter a los plebeyos. Es la distancia que marca un orden social inapelable. Y esa distancia necesita no solo de la ley que protege a la autoridad, sino también de un blindaje simbólico: el dinero, la pensión vitalicia. Mientras ese orden se mantenga, en lugar de pensar en revoluciones ciudadanas, socialismos del siglo veintiuno y más eufemismos, hagamos cuentas de a cómo nos toca a cada uno para mantener a los ilustres expresidentes. Y si alguien quiere empezar a jugar a los números, que sume a cómo nos toca el presidente Correa, con ministros, asesores, viáticos, viajes al exterior, avión propio… Sin duda, los presidentes se sacrifican por la Patria, por nosotros; como Cristo, ellos ‘mueren’ por nuestros pecados. La sacralización del poder existe y tiene un precio, en Ecuador vale cinco lucas mensuales.

1 Comentario

  1. Que mediocridad y odio en el corazon que tiene esta persona (si se le puede llamar así). Si no te gusta o te parece injusto las pensiones vitalicias de ex mandatarios por que no te lanzas a presidente y pones en prácticas lo que aqui te pones a llorar escribiendo en un rincón. Microbio servil a los plutócratas.

Comments are closed.