Inicio Culturas ESPECIAL: La cultura en Ecuador: una deuda de toda la vida

ESPECIAL: La cultura en Ecuador: una deuda de toda la vida

Visita este especial dedicado a la cultura en Ecuador: la relación del Estado ecuatoriano con el sector cultural, las voces de los actores y gestores culturales y también las de sus autoridades, son algunos de los temas. También, el periodismo cultural y su capacidad de autocrítica, cifras que reflejan la situación del sector, compromisos y exigencias por parte de colectivos de artistas y gestores y algo sobre el ser ecuatoriano.

481
1
Compartir

La Barra Espaciadora

Cada 9 de agosto, desde 1944, Ecuador celebra el Día Nacional de la Cultura. Ese día, hace ya 73 años, y bajo el mandato de José María Velasco Ibarra, nació la Casa de la Cultura Ecuatoriana, por una iniciativa que varios intelectuales liderados por Benjamín Carrión impulsaron.

Esta entidad fue, durante décadas, la única referencia de la institucionalidad cultural. Sin embargo, ha sido acusada de anquilosarse progresivamente y de convertirse, con el paso de los años, en un gran centro de reuniones entre amigos o de alquiler de espacios para eventos sociales. También ha vivido etapas de gloria, episódicas pero memorables. Hasta que, con la llegada del gobierno de Rafael Correa y con la Constitución de Montecristi, de 2008, el país volvió la mirada a esta inmensa institución, desplegada por todo el territorio a través de sus núcleos provinciales.

Con la creación en ese mismo año del Ministerio de Cultura, se despertó la atención a la inminente posibilidad de cambios determinantes y anhelados. Pero, casi diez años después, el sector cultural en Ecuador mira hacia atrás y se reconoce abandonado. La institucionalidad ofrecida no existe o existe a medias. Los recursos siguen siendo insuficientes y, a pesar de que las actividades culturales representan más del 4 % del Producto Interno Bruto del país, no se puede hablar de políticas públicas consistentes ni de industrias culturales ni de condiciones adecuadas para aplicar una Ley Orgánica de Culturas que fue aprobada a última hora (diciembre del 2016), con un reglamento que se implementó horas antes de que Correa entregara el poder a su sucesor, Lenín Moreno Garcés.


Raúl Pérez Torres. De presidente a ministro

 

 

Periodismo cultural. Un mea culpa necesario

 

 

Historia de un muro. La fe bate sus alas y desata una tormenta

 

 

Cinemateca Nacional. Historia clínica de la memoria

 

 

Actores culturales piden audiencia a Lenín Moreno

 

 

El territorio de lo incierto

 

 

 

Breve guía para hablar de cultura  y también de  economía

1 Comentario

  1. Solo haciendo y difundiendo la Cultura, seremos libres y potenciales seres humanos, edificaremos orgullo o vergüenza en la mente de nuestros hijos.

Comments are closed.