Inicio Culturas Trombonarte y su Fiesta Andina

Trombonarte y su Fiesta Andina

Trombonarte es parte de la GiraUIO9, que recorre varios puntos de la capital ecuatoriana. Pero, ¿cómo nació esta banda que se atrevió a hacer del trombón el protagonista? Cristina Meza nos lo cuenta.

201
0
Compartir

Texto: Cristina Meza P.
Fotos: Gabriela Heredia

Con tan solo 8 años, Darwin Tipán –líder del ensamble Trombonarte– conoció al instrumento que sería su compañero de aventuras gracias a su padre, quien formaba parte de una orquesta de ritmos tropicales. “Mi papá decía que en Ecuador siempre ha sido escaso el estudio de los instrumentos de vientos y que son muy pocos los instrumentistas que saben tocarlos con la destreza y la técnica adecuadas –recuerda Darwin, mientras esboza una sonrisa que guarda cierto dejo de nostalgia en su rostro-; entonces, me puso a estudiar el trombón y a mi hermano el saxofón”.

El Conservatorio Nacional de Música, en Quito, y la Orquesta Sinfónica Juvenil de Ecuador forjaron su camino, fortalecieron su técnica, su amor por el trombón y su pasión por la música.

Inspirado en la música clásica por el detalle, la afinación y el sentimiento que la caracteriza, y con la firme convicción de que era hora de incursionar en nuevos ritmos –como  la salsa y el merengue-, a inicios del 2000 se dedicó a componer y a producir diversos ensambles. Un par de años después se interesó por la música urbana, que llegó a su vida de la mano de la agrupación ambateña Sudakaya. Su participación y la de su hermano consolidó a la agrupación de la que aún forma parte, después de 15 años.

Con el tiempo, gracias a estudios fuera de Ecuador y a su participación en festivales locales e internacionales, giras por Europa, Estados Unidos y países andinos, desarrolló la destreza necesaria para convertirse en maestro y director de instrumentos de viento.  Gracias a su experiencia como director de la Orquesta Sinfónica Infantil, empezó a impartir sus conocimientos y a dirigir ensambles en los que figuraban su hijo y sus sobrinos. Así dio continuidad a la visión de su padre de profesionalizar a los intérpretes de brasses en Ecuador.

Con la inquietud de estar al frente de un proyecto propio, en el 2010 fundó Trombonarte, junto con algunos de sus compañeros de escenario. Su propuesta: revitalizar y estilizar ritmos ecuatorianos tradicionales, incorporando al trombón como instrumento principal, acompañado de batería, bajo, guitarra y saxofón. Pero no bastó con el entusiasmo de esta primera iniciativa. “Se necesita mucha disciplina y horas de trabajo continuo para lograr resultados”, dice Darwin. Resultados que, por otro lado, su hijo y sus sobrinos estaban alcanzando gracias a la constancia y al esfuerzo que él les transmitió con su ejemplo.

 

Alejandro Cueva en la guitarra, Diego Tipán en la trompeta, Vinicio Tipán con el saxofón y Ariel Caizaluisa con el trombón, todos entre los 13 y 16 años, con estudios en el Conservatorio Nacional de Música en Quito, alumnos y familiares de Darwin, llegaron al grupo.

Los jóvenes músicos no tocan con partituras, llevan las notas en su mente y en su corazón, lo que les permite compenetrarse con sus compañeros, disfrutar cada minuto de lo que hacen, desatar la algarabía y poner a bailar a todo su público.

Hoy, la agrupación interpreta ritmos como sanjuanito, albazo, danzante, yaraví, rock, funk y soul, entre otros. Su objetivo: dar a conocer a niños, jóvenes y adultos del Ecuador y del mundo la versatilidad del trombón, que hasta ahora –en Ecuador– solo se conocía como parte de las bandas de pueblo o de las grandes orquestas de cámara.

Trombonarte es parte de la Gira UIO9, en la que muestran su primer trabajo, Fiesta Andina.

¿Quieres escuchar a Trombonarte en vivo?

También puedes escuchar su música en Soundcloud.