Compartir

Fotos y Texto: Ricardo Bohórquez

En el 2008, luego de la provincialización de Santa Elena, en la costa ecuatoriana, Playas –un balneario identificado siempre con las clases populares de Guayaquil– se quedó solo en la provincia del Guayas.

Desde entonces, empresarios y grupos inmobiliarios idearon diversas tácticas para atraer a los turistas y a los compradores. Pero estas estrategias enseguida se convirtieron en dispositivos que acrecentaron ese clasismo tan característico en la sociedad ecuatoriana. Shows mediáticos, publicidad por doquier, maquillaje urbano y otros métodos se hicieron comunes. Apabullantes. Una de esas tácticas consistió en invitar a la actriz estadounidense Bo Derek a Playas para promocionar su supuesta decisión de comprar un penthouse en el edificio O’Mar, de propiedad del empresario y político guayaquileño Omar Quintana. La Derek fue nombrada en todos los medios del país, se entrevistó con los alcaldes de Quito y Guayaquil, fue recibida por el entonces vicepresidente Lenín Moreno y por el alcalde del pequeño balneario donde iba a adquirir su apartamento playero. Ella llegó para comprarlo, pero nunca más regresó para disfrutarlo.

Estas son las imágenes de sus vecinos y de su vecindario. Por si nueve años después, la diva los extraña.


Ricardo Bohórquez (Guayaquil, 1967) es arquitecto y fotógrafo independiente desde 1999.